Las exposiciones temporales se consideran como uno de los medios más eficaces para la difusión de la cultura y el patrimonio en general y en nuestros tiempos se han consolidado en numerosos ámbitos nacionales e internacionales.

Conscientes de esta importancia, el Pabellón de la Navegación ha sido dotado con los espacios necesarios para la organización de exposiciones temporales con las que dinamizar periódicamente sus contenidos y convertirse así en un centro inquieto y dispuesto a atraer permanentemente a sus visitantes.

La sala de exposiciones temporales del Pabellón, situada frente a la gran explanada junto al río, cuenta con más de 1000 m2 de superficie. Se trata de un espacio neutro, integrado en el edificio, que reúne las condiciones idóneas para alojar exposiciones de temática náutica, histórica, científica, artística, etc., que pudieran estar de alguna manera relacionadas con el mundo de la navegación.