En un planeta ocupado en sus dos terceras partes por mares y océanos, la navegación ha servido como puente y camino entre culturas, haciendo de nuestro mundo un lugar conectado y mejor conocido.

Sevilla simboliza como ningún otro lugar este proceso de convertir los océanos en caminos para la humanidad. Desde aquí se provocó el reencuentro entre dos masas continentales, se promovieron grandes descubrimientos geográficos, se circunnavegó por primera vez el mundo y se organizó la ruta entre tres continentes.

El Pabellón de la Navegación es un centro de referencia sobre el pasado más universal de Sevilla, pero también un espacio abierto y polivalente acorde con las nuevas tendencias en gestión cultural.